may  24

Mediación familiar antes que vía judicial

Las Jornadas de Mediación, celebradas en la isla de Ibiza los pasados 18 y 19 de mayo y organizadas por la Cámara de Comercio de Ibiza y Formentera, abordaron la mediación familiar como herramienta clave que puede evitar la vía judicial.

Las ventajas de la mediación se hacen más evidentes en los casos de rupturas familiares, Foto: Juan Soriano / AgenciaSinc.

Las ventajas de la mediación se hacen más evidentes en los casos de rupturas familiares, Foto: Juan Soriano / AgenciaSinc.

Los llamados operadores jurídicos (jueces, abogadxs, notarixs, procuradores, fiscales, administrativxs…) saben que las ventajas de la mediación se hacen más evidentes en los casos de rupturas familiares.

Sin embargo, en España, no son tantos los divorcios o conflictos sobre custodia y alimento de menores los que se resuelven a través de la mediación en comparación con los que se ventilan por la vía judicial.

En las Jornadas de Mediación realizadas el 18 y 19 de mayo en Ibiza, la ponencia del Decano de los Juzgados de Ibiza Juan Carlos Torres Ailhaud dejó patente que la mediación no se usa lo suficiente en el Estado español y que las derivaciones desde los Juzgados y Tribunales siguen siendo pocas. “Demasiado pocas”.

En ello coincide la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) que, con motivo del Día Europeo de la Mediación, solicitaba el apoyo de las administraciones públicas para la difusión de la mediación y para garantizar una adecuada formación profesional. Una cuestión que UNAF reivindica tras 25 años formando mediadores y mediadoras familiares a través del curso anual que realiza en Madrid. La inscripción a la XXVI edición que empezará en octubre de 2017 ya está abierta.

Durante las Jornadas de Baleares también quedó demostrado el interés del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por la mediación como vía de resolución de conflictos. El magistrado Fernando Grande-Marlaska, vocal del Consejo y encargado de explicar este compromiso, presentó el portal de Mediación de la web del CGPJ, así como la publicación de la Guía Práctica de la Mediación Intrajudicial.

Para Eva María Cardona Guasch, abogada del Ilustre Colegio de Abogados de las Islas Baleares (ICAIB) y mediadora en el Instituto de Mediación de las Islas Baleares (IMIB), “es una buena noticia que requiere de más medios para que no se quede en una mera declaración de buenas intenciones”.

El contexto de la crisis familiar constituye el paradigma en el que la mediación despliega todas sus ventajas. No sólo para supuestos de ruptura de parejas con hijxs menores. También para supuestos de falta de entendimiento por discrepancias en la adjudicación de bienes hereditarios o las que surgen en una empresa familiar”, precisa Cardona Guasch.

Según la abogada y mediadora, “nos falta dar un paso más (más de uno, los que haga falta), para que la elección de este procedimiento (la mediación) se generalice en nuestra sociedad y que la ciudadanía tome conciencia de las ventajas que reporta a la hora de gestionar controversias”.

También porque hacer una mediación supone confiar en unx mismx, en la propia capacidad de análisis, de diálogo, de hacer propuestas y de construir soluciones duraderas. En definitiva, hacer realidad la máxima del Grupo Europeo de Magistrados para la Mediación: Mediación es Justicia”.

La mediación como oportunidad, necesidad y derecho

La mediación es un “método de resolución de conflictos en el que las partes enfrentadas intentan alcanzar un acuerdo”. También suele decirse que es “una herramienta más para solventar las controversias.

En cualquiera de las definiciones siempre se destaca la intervención de una tercera persona, que es un mediador o una mediadora, profesional específicamente formado para ayudar a las personas mediadas a obtener soluciones a través del diálogo.

Cada vez me gusta más referirme a la mediación como una oportunidad -dice Cardona Guasch-. “Si el conflicto forma parte inevitable de nuestras vidas (todos, en algún momento, mantenemos abierta alguna controversia sea cual sea su intensidad), la forma que elegimos para superarlo condiciona nuestro futuro.

Optar por la mediación supone una ocasión propicia no sólo para lograr una solución pactada, sino para abordar el problema desde su origen, analizarlo desde todos los puntos de vista posibles, recomponer relaciones personales mermadas y, además, reforzarlas. Todo ello supone, en definitiva que las partes que inicialmente se encuentran enfrentadas vayan construyendo su propio porvenir a medida que se desarrollan las sesiones”, escribe Cardona Guasch desde Ibiza.

Pero en mediación, las partes no eluden su responsabilidad ni la trasladan a un tercero (a un juez, a unx abogadx, a un árbitro) sino que la asumen de modo valiente al enfrentarse a sus diferencias, al intentar superarlas y tratar de construir la solución que mejor se adapte a sus necesidades”.

La mediación se sustenta en el convencimiento de que la gente es perfectamente capaz de gestionar sus conflictos y procurarse la respuesta a los mismos. Si tomar las riendas de tus propios problemas resulta importante en cualquier ámbito, en el contexto de una crisis familiar, es fundamental. ¿Quién mejor que los padres y las madres para saber cuál es sistema más adecuado para el cuidado de sus hijas e hijos? ¿Quién mejor que los progenitores para componer calendario y horarios de estancias con cada uno cuando ya viven separados? ¿Y qué decir de la contribución a los gastos de manutención de las niñas y niños?”, concluye Cardona Guasch.

Mediación para el Acuerdo
UNAF - Unión de Asociaciones Familiares
c/ Alberto Aguilera, 3 1º Izda.
28015 MADRID
T: 91.446.31.62/ 50
F: 91.445.90.24
E-mail: mediacionacuerdo@unaf.org