Ene  05

Estrategias para mejorar la comunicación con tu hijo o hija adolescente (I)

UNAF lleva trabajando 30 años en contacto directo con los distintos miembros de las familias tratando de favorecer una convivencia en el ámbito doméstico. A lo largo de estos años, hemos ido confirmando cómo la disposición e implementación de unas estrategias parentales en relación a la comunicación y la conducta asertiva son un factor de protección significativo frente al desarrollo de comportamientos desadaptativos en la relación familiar y en otros contextos de interacción humanos.

La función parental es un camino lleno de satisfacciones, pero también de retos importantes que van cambiando según las etapas evolutivas en las que se hayan los descendientes. Tomar conciencia de que no existen los padres y las madres perfectos y que podemos cambiar y mejorar continuamente puede ayudar a relativizar los conflictos puntuales que existen en un momento concreto y los errores cometidos como educadores primordiales de los hijos e hijas.

La labor educativa de los progenitores es un proceso en el que niñas, niños y jóvenes van incorporando competencias personales y sociales que les permiten atravesar las distintas etapas evolutivas y llegar a la vida adulta con las mejores garantías de salud bio-psico-social.

A continuación, tratamos de resolver algunas preguntas frecuentes sobre la comunicación:

¿Qué entendemos por comunicación?

La comunicación es un proceso  que vamos adquiriendo durante nuestra vida donde se transmite información entre personas y un medio indispensable para el fomento de las relaciones humanas.

¿Por qué es importante la comunicación en el ámbito familiar?

La comunicación intrafamiliar es una de las habilidades más importantes ya que es el vehículo a través del cual las relaciones familiares se establecen y consolidan y permite favorecer la labor educativa de los progenitores y afianzar la cohesión entre los distintos miembros.

Estimular la comunicación entre padres y madres y descendientes es una tarea primordial por parte de los progenitores desde edades tempranas ya que constituye un factor favorecedor de una sana dinámica familiar.

La comunicación positiva es una competencia fundamental para un desarrollo psicosocial saludable de los hijos e hijas.

¿Qué aspectos incluye la comunicación?

La comunicación humana abarca tres aspectos básicos:

  • Lenguaje verbal: Aquello que digo o escribo.
  • Lenguaje no verbal: forma de comunicación que no emplean la lengua como vehículo y sistema para expresarse sino los gestos, la postura corporal, la distancia, la apariencia física, etc.
  • Lenguaje paraverbal: tiene la doble función de mejorar la comprensión del lenguaje verbal y favorecer la manifestación de sentimientos, emociones y de actitudes del que habla. Incluye el tono de voz, ritmo, volumen, vocalizaciones, pausas, énfasis, signos de puntuación, etc.

Hemos de tener presente que en el ser humano los aspectos no verbales y paraverbales tienen un peso mayor en la transmisión de un mensaje que el lenguaje verbal por lo que hemos de tenerlo muy presente a la hora de desarrollar una comunicación.

¿Qué tipos de comunicación existen?

Las personas podemos comunicarnos básicamente de tres maneras:

AGRESIVA/NEGATIVA:

  • Estilo de comunicación donde NO se respeta ni escucha a la otra persona
  • Lo que importa es el YO
  • Genera conflictos
  • En ocasiones puede conseguir sus objetivos, pero con un ALTO COSTE EMOCIONAL
  • Frases frecuentes: “Deberías”, “Tendrías que”, “Más te vale que”, “Haz lo que te digo”, “Porque lo digo yo”
  • Aspectos no verbales y paraverbales: Mirada fija, tono de voz alto, habla rápida, gestos de amenaza, postura intimidatoria, mensajes imperativos, etc.

 

INHIBIDA/PASIVA:

  • Estilo de comunicación donde NO se defiende la postura personal
  • Lo que importa es el TÚ
  • No resuelve conflictos y tampoco los suele generar
  • No suele conseguir sus objetivos porque no los expone
  • Frases frecuentes: “No pasa nada”, “Supongo”, “No es importante”, etc. o el silencio
  • Aspectos no verbales y paraverbales: tono de voz vacilante, gestos desvalidos, mirada hacia abajo, postura hundida, evitación de la situación, silencio, etc.

 

ASERTIVA/POSITIVA:

  • Estilo de comunicación donde SÍ se defiende la postura personal, pero se RESPETA Y ACEPTA LA DE LAS OTRAS PERSONAS
  • Importamos NOSOTROS
  • Resuelve conflictos
  • Es frecuente que logre sus objetivos
  • Frases frecuentes. “Me gustaría que”, “Siento”, “Podemos hacer,”, “Hagamos”, “Qué te parece”
  • Aspectos no verbales y paraverbales: habla fluida, verbalizaciones positivas, mirada directa e intermitente, tono y volumen de voz conversacional, gestos firmes, postura erecta, etc.

 

Hasta aquí algunas ideas para que puedas empezar a reflexionar sobre la comunicación intrafamiliar e identificar a qué estilo educativo te acercas más. En nuestro próximo post profundizaremos en los elementos que facilitan u obstaculizan la comunicación y cómo lograr una comunicación sana con tu hijo o hija.

 

Susana Piedra, psicóloga y técnica de Sensibilización en Mediación Intergeneracional y Escolar de UNAF

Mediación para el Acuerdo
UNAF - Unión de Asociaciones Familiares
c/ Alberto Aguilera, 3 1º Izda.
28015 MADRID
T: 91.446.31.62/ 50
F: 91.445.90.24
E-mail: unaf@unaf.org